Guillermo Piernes
GUILLERMO PIERNES

Home
Home

Autor do Site
Autor del Sitio

Crônicas
Crónicas

Contos e Poemas
Cuentos y poemas

Artigos
Artículos

Escritores e Artistas
Escritores y Artistas

Índice
Índice

Links
Links

Contato
Contacto

Correio dos Leitores
Correo de los Lectores

Guillermo Piernes
GUILLERMO PIERNES
Crônicas
Crónicas
Elegante y brutal - Carlos Acurso

13/07/2020




Elegante y brutal

Por Carlos Acurso **
La gigantesca figura negra envuelta en humo y ruido entraba a la estación con su escándalo verbal y parte de las piezas a la vista. Una Vedette negra y ruidosa.
La Locomotora tenía el prestigio técnico de una Ferrari o un Mercedes. Poseía la parada de un caballo de raza. La potencia de un toro. La bestialidad, con su atractivo y la elegancia con su elocuencia. Como expresar el poder de atracción de aquellas máquinas.
En su interior, con cierto desdén hacia los mortales, dos hombre servían a la noble bestia. Estos Semidioses, Estos vulcanos siempre iluminados por el fuego de la caldera. Siempre un poco manchados de tizne, acodados, que ésta era su posición predilecta, manipulaban secretos órganos de la diva.
La Máquina era de arranque y frenaje lento, pero, una vez lanzada en velocidad adquiría ritmo y hacia las delicias de cualquier cristiano.
Yo gane horas de mi niñez mirando a estas criaturas llegar rugientes, respirando con dificultad y detenerse a beber. La Diosa bebía toneladas de agua de unas gigantescas mangas.
Eran rituales sagrados que los legos observábamos con asombro y reverencia. A veces la curiosidad nos hacia más devotos de lo conveniente. El gigantesco animal se intranquilizaba sin duda con nuestra presencia y un bufido, más una pequeña columna de humo blanco y bajo, a nuestra altura, salía de entre sus ruedas como advirtiendo: ¡No tan cerca. Acepto sólo devotos respetuosos!.
Luego movía sus émbolos. Dios mío cuanto atractivo!.
Comenzaba a sacudir la formación. Su corte respondía primero con algunas quejas. Sonidos de cadenas cuyos eslabones se iban tensando. Clin, clan. Clin, clan. El jadeo de la diosa, algunos rechinares de cortesanos díscolos y luego todo el conjunto aceleraba mejorando la armonía.
En el anden quedábamos nosotros. Fieles de ojos redondos, asombrados y acompañados de algún héroe menor que portaba la aceitera gigante como atributo olímpico.
Carlos Acurso** Mas información en Escritores
(Artículo originalmente publicado en Acursonet.com.ar)
Crédito Imagen: Locomotora - Pixabay



[ VOLVER ]
Textos protegidos por Copyright - Guillermo Piernes 2020