Guillermo Piernes
GUILLERMO PIERNES

Home
Home

Autor do Site
Autor del Sitio

Crônicas
Crónicas

Contos e Poemas
Cuentos y poemas

Artigos
Artículos

Escritores e Artistas
Escritores y Artistas

Índice
Índice

Links
Links

Contato
Contacto

Correio dos Leitores
Correo de los Lectores

Guillermo Piernes
GUILLERMO PIERNES
Crônicas
Crónicas
Perón y el gerente - Justo Piernes

15/07/2020




El gerente y Perón

Por Justo Piernes **

La generación del 40 no estaba politizada. La verdad histórica es que los dias de elecciones se convertían en una formidable oportunidad para jugar futbol en la calle.

Existía enorme insensibilidad, creada exprofeso desde la escuela, al punto que en esos dias de comícios, solían llegar caudillos a la esquina del café para ofrecernos cinco pesos para prestarles la libreta de votación por un rato. La libreta volvia a la tarde con un sello - votó en Lomas de Zamora -. (N.R. município de la región metropolitana de Buenos Aires).

Pensar que aún hoy debemos soportar que aquella gente que alquilaba la libreta dé ejemplos de civismo -  inclusive desde el Parlamento de la Nación - . Ellos nos acostumbraron al escamoteo de la voluntad popular. Nos habían acostumbrado a la trampa usando nuestras propias libretas.

Hasta nos provocaba risas los chistes sobre el famoso fraude. Evidente que a nadie le interesaba politizar a la generación del 40. Pero el 4 de junio de 1943 hubo una revolución. Lo cierto es que la generación del 40 no la sintió pero la soportó. La alternativa de todos los dias era comprar cigarrillos o volver caminando a casa. Aquella revolución era un lance. Si no salía bien quedabamos.

Yo trabajaba con otros cuatro compañeros en la mesa nacional de la United Press. Cada uno de nosotros ganaba como reportero 80 pesos, un sueldo casi ridículo. La situación llegó a oídos de un delegado del sindicato de periodistas que nos orientó para ir a ver al coronel Juan Perón, jefe de la Secretaria del Trabajo.

Perón, entonces, representaba casi nada. Estaba dedicado a un trabajo de hormiga, hombre a hombre. Nos recibió. Sonriente. Café. Contamos nuestras cuítas.

- Vamos a ver si se puede hacer algo...

Diez dias despues fuímos convocados nuevamente para ver al coronel. Allá fuímos. Mas café. De pronto, el ayudante de Perón anuncia:

- El señor Díaz está aqui.
El señor Díaz era el gerente. Entró. Con paso de gerente de verdad. Con mirada de gerente. Nos acurrucamos en los sillones. Nos sentimos perdidos. Y mudos asistimos al dialogo de Perón con Díaz.

- Que pasa con estos muchachos, señor Díaz?
- Le voy a explicar. Existe la circular 182 del Banco Central que prohíbe el reembolso...
Cuando terminó pensamos que Perón estaba destruído con el argumento. Pero no. Por algo Perón fué y es Perón.
- Vea senõr Diaz. No entiendo nada de la circular 182. Lo que si entiendo es que con 80 pesos nadie consigue vivir...¿Por qué no hace un esfuerzo y le aumenta unos pesos a estos muchachos?...

El gerente salió. Pisando fuerte. Enojado. Perón nos dijo:
- A lo mejor lo impresionamos.

Y volvimos al trabajo con tanta mala suerte que dos dias después, en pleno trabajo recibimos la noticia :
- Perón está encarcelado en Martin García ...! (N.R. Isla del Rio de la Plata frente a Buenos Aires)

Nos quedamos mudos. Era la peor noticia de la vida. El gerente no perdonó. Pisando fuerte, se nos acercó y dejó escapar un gruñido:
Vayan a quejarse a Perón...!

Perón salió en libertad. Fue el 17 de Octubre. Meses despues hubo elecciones. Perón era candidato a presidente. Y mientras las calles se llenaban de leyendas Braden o Perón (N.R. Spruille Braden era embajador de Estados Unidos), en la mente de aquellos cinco muchachos se agigantaba otro slogan no tan político pero mas real:
- El gerente o Perón...

Perdió el gerente. Cuántos gerentes habrán perdido en 1946... ¿Cuántos gerentes habrán repetido el error del señor Díaz ? ¿Cuántos habrán invocado aquella inútil amenaza de vayan a quejarse a Perón? Si se hubiese hecho una encuesta de los gerentes que se equivocaron entonces habría surgido matematicamente el porqué voto asi la generación del 40. Porque aquella generación no politizada, decretó la derrota del gerente...

Del libro Crónicas con Bronca
Crédito imagen: Juan Domingo Peron - Aguiar
** Justo Piernes. Maestro del periodismo sudamericano



[ VOLVER ]
Textos protegidos por Copyright - Guillermo Piernes 2020